Seguidores

miércoles, 20 de julio de 2011

Sí, justo eso, antes nos mirabamos a los ojos y sentíamos que eramos nosotros, los de siempre, aunque debo reconocer que mi fracaso de cambiarte se ha ido al traste, pero bueno no hay nada más infantil. Y no se que pasó ni cómo, pero gracias a Dios o a lo que mierda fuera, la angustia se transformo en dolor, y con mucho esfuerzo más, logré que el dolor se convirtiera en tristeza, y depués de muchos meses pude despertarme un día, sin sentir que me faltabas. 


2 comentarios:

  1. Cuanta razon.. d eso s trata no??
    De superar el dolor... y intentar atraer a la alegria.

    Te sigo!! :)

    Visitame en: http://ysisevaquelejodan.blogspot.com/

    ResponderEliminar